En el anterior artículo hemos intentado explicar la importancia del factor humano en la implementación de un cuadro de mando integral. Informar acerca de su implementación y realizar una formación adecuada son claves fundamentales en esta primera etapa.

No olvidemos que la integración de un cuadro de mando integral es una oportunidad única para que la empresa mejore en su gestión, tenga una visión más global acerca de su situación y pueda planificar de forma realista sus actividades futuras.

También os hablamos de la importancia de contar con una formación impartida por profesionales. CMI4ALL cuenta con la experiencia necesaria para poder formar en el uso de la herramienta y ayudar de forma activa en su implementación y uso.

Saber cuales son los objetivos de un CMI

Los responsables deben saber cuáles son los objetivos de un CMI. Para ello debemos conocer los elementos más importantes que lo integran. Un cuadro de mando integral facilita la comunicación entre las distintas perspectivas de la empresa.

Estamos hablando de la perspectiva financiera, el cliente y la imagen de la marca, la formación e innovación de nuestros productos y la estrategia de la empresa.

  • La perspectiva financiera: EL CMI permitirá saber cuál es la situación actual real de la empresa en términos financieros. Su solvencia, sus ingresos y sus gastos. Esto permitirá tomar decisiones financieras con el menor riesgo posible.
  • La perspectiva del cliente: sabremos cómo percibe el cliente nuestra marca. Saber en qué lugar del mercado nos encontramos con respecto a nuestros clientes nos ayudará a tomar decisiones estratégicas.
  • La perspectiva de la formación e innovación: para poder tomar decisiones estratégicas relacionadas con la mejora e innovación de nuestros productos necesitaremos unificar las distintas perspectivas mencionadas anteriormente. Debemos poder evaluar el coste y los riesgos a asumir ante una inversión en innovación, y dirigirla hacia el cliente de la forma más eficaz. Si sabemos qué es lo que quiere el cliente será más sencillo poder crear el producto o servicio más adecuado para esas necesidades.
  • La perspectiva estratégica: como estamos viendo, todas las perspectivas de una empresa están intrínsecamente ligadas. No podemos innovar sin conocer las necesidades de nuestros clientes. No podremos invertir sin tener un conocimiento profundo acerca de la salud financiera de la empresa, y tampoco podremos generar una estrategia global sin que todos estos factores estén claramente visibles para los responsables de la empresa.

Los objetivos de un CMI son muchos como hemos visto, pero el objetivo principal es dar una visión global de la empresa. El mayor beneficio que aporta es permitir que la toma de decisiones esté basada en hechos y no en expectativas. Permite definir la razón de ser de nuestra organización, da una visión global de su situación y muestra la relación entre los indicadores y los objetivos de la estrategia elegida.

¿Quieres que te expliquemos como puede beneficiar nuestro CMI a tu empresa?

Contamos con asesores cualificados y con experiencia en hacer precisamente esta labor. Contacta con nosotros y habla con uno de nuestros consultores. Te informaremos y te daremos acceso a nuestra demo Online sin ningún compromiso.